ezgif_edited.jpg
impulsar_edited.jpg
  • Caco Sepúlveda

Sofía Garrido: el valor de lo errático

La notable intensificación actual de la preferencia por la imagen fotográfica constituye un síntoma tangible de un historicismo omnipresente, omnívoro y casi libidinal.


- Ensayos sobre el postmodernismo, Fredric Jameson


Retrato Sofía

El mundo de Sofía

Nos cruzamos por primera vez con el trabajo de Sofía Garrido en Octubre de 2020, cuando el omnisciente algoritmo de Instagram nos sugirió amablemente darle like a un post con la siguiente descripción:


MoMA Library incorporó mi libro "Instrucciones para dibujar su caminar” a su colección!!! (...) Estoy demasiado emocionada, jamás pensé que algo así podría pasar, aún no me lo creo. (...) Este proyecto es uno de los pocos que he hecho sin ninguna expectativa, sin ninguna pretensión, solo por las ganas de hacerlo, por la satisfacción de crear para uno mismo. Creo que poder trabajar de esta manera hace que los proyectos nazcan honestos.

En 750 caracteres y un cuadrado de 1080px, la diseñadora y artista de 28 años, comunicaba su talento, su emoción, su humildad, su visión del trabajo creativo, cualidades e ideas que confirmamos cuatro meses más tarde en una conversación, que se trasladó desde Instagram a Google Meets.


“Soy diseñadora gráfica, pero estudié también artes plásticas en Francia y antes de eso, un año de fotografía en Buenos Aires”, comenta Sofía al presentarse con una sonrisa tímida mientras arregla su pelo rubio. Desde chica fue matea, y como a veces ocurre, se espera de los azules del colegio que sigan alguna carrera tradicional, como la jurisprudencia o la medicina. “Yo siempre dije: «no quiero ser artista». Me interesaba más lo teórico. La licenciatura en arte fue bacán, los franceses son muy cabezones, había mucho de filosofía y de sociología. Sin embargo, al terminar de estudiar no sabía qué hacer. Sentía que no tenía herramientas”. Por eso decidió estudiar diseño. Y luego de haber egresado, asegura que se siente una especie de híbrido entre diseñadora, fotógrafa y artista.


Instrucciones para dibujar su caminar


La estigmatización del riesgo

“Creo que la industria creativa en Chile, aunque me da pena decirlo, es poco arriesgada; muy asegurada”, afirma la diseñadora mientras mueve sus manos con una manicura celeste clara que combina con su blusa. “Creen que la gente no está preparada para recibir un contenido más críptico, entonces hacen siempre lo mismo. Asumen que no van a entender esto tan vanguardista y raro. Mejor hagamos esto otro, que obviamente todos entenderán. Eso es un error gigantesco. Estoy segura de que todos están capacitados y tienen la sensibilidad para entender mensajes más abstractos o rupturistas”.


Alguien que siempre acierta es alguien que o hace trampas o es corto de miras y no se arriesga. Hemos estigmatizado el riesgo y el error y, en cambio, incentivamos el conformismo y la repetición. - La Furia de las Imágenes, Joan Fontcuberta

Nos preguntamos de dónde viene esa aversión al riesgo en el diseño nacional y la evidente falta de experimentación. En medio de nuestro coloquio, Sofía sugiere que desde la educación que se recibe no se promueve la búsqueda de una voz propia como diseñador@/autor@. Pareciera ser que la premisa de cada encargo de diseño es la preexistencia de una problemática u oportunidad de diseño, una visión muy ligada al popular Design Thinking, que nos demoramos poco en importar.


“Nunca estuvo esto de buscar dentro de nosotros mismos y no existe la instancia para proponer cosas simplemente desde lo artístico o personal y no desde lo comercial o funcional. Siempre nos enseñaron a dar una respuesta a un problema de diseño”. Se detiene unos segundos y luego comenta con un tono más esperanzador que "hay diseñadores que han desarrollado una voz más de autor, como Camilo Huinca o Alberto Vitelio, por ejemplo. Y les ha ido bacán”.


Joia

Habitamos la imagen y la imagen nos habita

En una búsqueda por alinear todos sus intereses para su proyecto de título, Sofía dio a parar con el libro de Joan Fontcuberta, La furia de las imágenes. “La postfotografía fue para mí el modo de unir todo. Desde la fotografía, hasta el arte y el diseño gráfico, expositivo y de interacción”. El concepto nace a partir de la irrupción de la tecnología digital en el mundo de la fotografía. Habla sobre la proliferación de la imagen, que la ha democratizado a cambio de su vulgarización.


Parece obvio que padecemos una inflación de imágenes sin precedentes. Esta inflación no es la excrecencia de una sociedad hipertecnificada sino, más bien, el síntoma de una patología cultural y política, en cuyo seno irrumpe el fenómeno postfotográfico (...) Habitamos la imagen y la imagen nos habita. - La Furia de las Imágenes, Joan Fontcuberta

“La postfotografía es, en el fondo, todo lo que le pasa a la fotografía con la llegada de los smartphones y de las redes sociales, es decir, una cámara siempre en nuestras manos y la instantaneidad de mostrar el día a día”, nos explica, acercando el término a nuestros oídos profanos. Así nació Habitantes de la imagen, una exposición liderada por Sofía, que junto a otr@s artistas, realizaron en el Persa Víctor Manuel. La instalación contaba con siete estaciones que solo funcionaban con la interacción entre el visitante y la instalación. “Cada una de ellas habla de algún punto postfotográfico. Desde la hipervisualización, hasta la relación de la fotografía con la memoria y los recuerdos. Varias de las estaciones las hice yo, pero también invité a otros artistas. Amo la colaboración, creo que la colaboración es el futuro”. Toma una pausa e intenta recordar una de esas frases que giran en nuestros recuerdos, carente de una referencia concreta, y parafrasea: “Si quieres que te vaya bien, trabaja solo. Si quieres trascender, busca la colaboración".


Habitantes de la Imagen


Instrucciones para dibujar su caminar

El libro que ahora forma parte de la colección de la librería del MoMA, también nació de la colaboración. Lo hizo junto a Editorial Naranja Publicaciones y asegura que sin ellos no hubiera sido posible publicarlo.


“El proyecto partió como un encargo para un taller de la universidad. Me paré en una calle super transcurrida. Iba con una libreta y un lápiz y le pedía a las personas que caminaran apoyando el lápiz sobre la libreta, dejando que la tinta fluyera con su andar. El resultado era una línea errática dibujada". Ese era el núcleo del proyecto: el ejercicio de las caminata. Más tarde, junto a la Editorial chilena, redactaron Instructivo para dibujar su caminar y lo enviaron a mucha gente por mail, coleccionando caminares que luego compilaron en una publicación. “Los Sebastianes, refiriéndoselo a los fundadores de Naranja Publicaciones, se encargaron de llevarlo al MoMA, porque conocían a una curadora. Lo presentaron y ella lo quiso”.


Hoy en día, Sofía asegura proyectarse en Chile, aunque reconoce que eso puede cambiar en un futuro. “Es algo que me cuestiono todo el rato: quedarme en Chile o migrar. Lo que me importa es tener espacio y tiempo para poder desarrollar proyectos personales y creativos. Y creo que, por ahora, en Chile eso va funcionando súper bien”. Así, reconoce que su objetivo para este año es tener mucho tiempo para levantar Habitantes de la Imagen, seguir puliendo su voz autoral, y seguir dibujando, quizás de forma errática pero siempre consciente, su prometedora trayectoria.


sofiagarrido.work | @sofgarrido


Fotos cortesía de: Sofía Garrido.